Weiterlesen mit NEWS. Jetzt testen.
Lesezeit ca. 13 Min.

De la Edad Media a la modernidad:BARCELONA


Ecos - epaper ⋅ Ausgabe 3/2020 vom 19.02.2020

Das gotische Das gotische Viertel, Born, die Kirche Santa María del Mar – die Altstadt Barcelonas ist von großer Schönheit, und Besucher können dort noch immer der Geschäftigkeit und Dynamik nachspüren, die die Metropole damals wie heute prägten und ihre Bedeutung begründeten.


Artikelbild für den Artikel "De la Edad Media a la modernidad:BARCELONA" aus der Ausgabe 3/2020 von Ecos. Dieses epaper sofort kaufen oder online lesen mit der Zeitschriften-Flatrate United Kiosk NEWS.

Bildquelle: Ecos, Ausgabe 3/2020

Escuche parte de este texto en ECOS AUDIO

www.ecos-online.de/audio

Frente a la catedral, con la música del trío New Orleans Pussycats, iniciamos un paseo por la ciudad medieval


INTERMEDIO

Moderna y cosmopolita, para mí el encanto de Barcelona también se encuentra en su larga historia. Barcelona fue una de las ciudades más importantes ...

Weiterlesen
epaper-Einzelheft 8,99€
NEWS 30 Tage gratis testen
Bereits gekauft?Anmelden & Lesen
Leseprobe: Abdruck mit freundlicher Genehmigung von Ecos. Alle Rechte vorbehalten.
Lesen Sie jetzt diesen Artikel und viele weitere spannende Reportagen, Interviews, Hintergrundberichte, Kommentare und mehr aus über 1000 Magazinen und Zeitungen. Mit der Zeitschriften-Flatrate NEWS von United Kiosk können Sie nicht nur in den aktuellen Ausgaben, sondern auch in Sonderheften und im umfassenden Archiv der Titel stöbern und nach Ihren Themen und Interessensgebieten suchen. Neben der großen Auswahl und dem einfachen Zugriff auf das aktuelle Wissen der Welt profitieren Sie unter anderem von diesen fünf Vorteilen:

  • Schwerpunkt auf deutschsprachige Magazine
  • Papier sparen & Umwelt schonen
  • Nur bei uns: Leselisten (wie Playlists)
  • Zertifizierte Sicherheit
  • Freundlicher Service
Erfahren Sie hier mehr über United Kiosk NEWS.

Mehr aus dieser Ausgabe

Titelbild der Ausgabe 3/2020 von FOTO DEL MES: HONDURAS. Zeitschriften als Abo oder epaper bei United Kiosk online kaufen.
FOTO DEL MES: HONDURAS
Titelbild der Ausgabe 3/2020 von PANORAMA. Zeitschriften als Abo oder epaper bei United Kiosk online kaufen.
PANORAMA
Titelbild der Ausgabe 3/2020 von SOL Y SOMBRA: Adicción. Zeitschriften als Abo oder epaper bei United Kiosk online kaufen.
SOL Y SOMBRA: Adicción
Titelbild der Ausgabe 3/2020 von AMÉRICA LATINA:Dos capitales insulares. Zeitschriften als Abo oder epaper bei United Kiosk online kaufen.
AMÉRICA LATINA:Dos capitales insulares
Titelbild der Ausgabe 3/2020 von ESCENAS DE ULTRAMAR: Una tercera epidemia de dengue. Zeitschriften als Abo oder epaper bei United Kiosk online kaufen.
ESCENAS DE ULTRAMAR: Una tercera epidemia de dengue
Titelbild der Ausgabe 3/2020 von UN DÍA EN LA VIDA DE: Manuel Sestelo Maestro canteiro. Zeitschriften als Abo oder epaper bei United Kiosk online kaufen.
UN DÍA EN LA VIDA DE: Manuel Sestelo Maestro canteiro
Vorheriger Artikel
ESCENAS DE ULTRAMAR: Una tercera epidemia de dengue
aus dieser Ausgabe
Nächster Artikel UN DÍA EN LA VIDA DE: Manuel Sestelo Maestro canteiro
aus dieser Ausgabe

... del Mediterráneo durante la Edad Media; y me encanta pasear por sus calles, leer sobre su historia y descubrir que hoy en día todavía podemos encontrar las huellas de ese vibrante pasado. Pero, sobre todo, disfruto compartiendo mi ciudad con los visitantes que quieren aprender sobre su historia. Así, he preparado para los lectores de ECOS un paseo en el que nos encontraremos con personajes de la sociedad medieval, como reyes, nobles, comerciantes, campesinos o influyentes judíos.

Antes que nada, debemos saber que la Barcelona de la Edad Media tiene su origen en Barcino, una pequeña colonia amurallada que los romanos fundaron hace más de dos mil años. Precisamente en una de las puertas de la antigua muralla romana encontramos hoy al trompetista español Pepe Robles y al pianista ruso Mijaíl Uliánovski. Ellos forman, con otro músico ruso, el trío New Orleans Pussycats, y desde hace quince años los podemos encontrar llenando de música los distintos rincones de la antigua ciudad medieval. A pesar del anacronismo, la imagen de estos músicos callejeros interpretando el jazz más puro podría representar el espíritu, la diversidad y el dinamismo de esa Barcelona medieval. En el siglo XII, la unión del condado de Barcelona con el reino de Aragón convirtió Barcelona en el centro de la intensa actividad marítima de la Corona aragonesa y en un importante enclave político y comercial, con un gran dinamismo.

La catedral, símbolo del poder religioso medieval
Dejamos a los New Orleans Pussycats con su música y empezamos nuestro recorrido por la ciudad de la Edad Media. La catedral era y sigue siendo un punto de visita obligada, ya que simbolizaba el poder religioso, monárquico y gremial de la época. La catedral de Barcelona se empezó a construir en el año 1298 sobre una antigua iglesia románica, gracias a los donativos de la burguesía, que quería mostrar la fuerza económica de la ciudad con la construcción de una gran catedral de estilo gótico. Sin embargo, parece ser que el dinero aportado no fue suficiente, porque la fachada principal de la catedral quedó inacabada… ¡durante siglos!

Muchas personas no lo saben, pero la fachada que hoy aparece en las postales, en las fotos y en los selfis de los turistas es, en realidad, una construcción de finales del siglo XIX que imita el estilo gótico. Durante siglos, la puerta principal de la catedral –y la más antigua– ha sido la que se encuentra en uno de los laterales de la catedral, en la pequeña plaza de San Ivo (plaça de Sant Iu).

Las tres murallas de Barcelona
A lo largo de la historia, Barcelona ha estado rodeada por tres murallas. Las primeras fueron construidas por los romanos para proteger su colonia Barcino, fundada en el año 133 a. C. En la Edad Media, Barcelona empezó a crecer fuera de las murallas romanas, por lo que en el siglo XIII la ciudad se amplió con la construcción de unas segundas murallas. Un siglo más tarde, Barcelona tuvo que construir otra muralla medieval para incluir en su interior los hospitales, conventos y campos de cultivo de la zona del Raval. Las murallas de Barcelona fueron derribadas en el siglo XIX para que la ciudad pudiera expandirse y mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Actualmente, solo quedan algunos restos de las tres murallas de Barcelona como testimonio del pasado de la ciudad.

Interior de la catedral de Barcelona, de estilo gótico catalán. Se empezó a construir en 1298 como símbolo del poder religioso y político de la ciudad, aunque la fachada principal quedó inacabada hasta finales del siglo XIX


Arriba, vista de la plaza del Rey desde la entrada al Palacio Real Mayor. A la derecha, lápida hebrea en el muro de una casa de la calle Marlet, testimonio de la comunidad judía que vivió en la ciudad


Arriba, en el claustro de la catedral viven trece ocas en honor a Santa Eulàlia, patrona de Barcelona. Abajo, las modernas cristaleras en las aperturas de los Astilleros Reales (Drassanes Reials) reflejan la imagen de la estatua de Cristóbal Colón


Siempre que puedo me gusta rodear la catedral por el exterior, contemplar las gárgolas y, sobre todo, disfrutar de la tranquilidad de las callecitas empedradas, alejadas del bullicio de las vías más transitadas. Si buscamos tranquilidad y trasladarnos a la época medieval, el claustro de la catedral, al cual podemos acceder por la calle del Obispo (carrer del Bisbe), es un buen lugar. Aquí encontraremos las tumbas de personajes ilustres de la Barcelona medieval. Si nos fijamos, nos daremos cuenta de que muchas lápidas están adornadas con símbolos como zapatos o tijeras, que nos dan pistas del gremio al cual pertenecían las personas allí enterradas. Y otra curiosidad: no nos extrañemos si, mientras disfrutamos de la tranquilidad del jardín del claustro, oímos de repente unos graznidos, porque en el claustro de la catedral de Barcelona viven trece ocas. Son las ocas en honor a Santa Eulàlia, una ciudadana de la Barcino romana que murió martirizada a los trece años, cuando no quiso renunciar a su fe cristiana.

Los secretos de la plaza del Rey
Muy cerca de la catedral, la plaza del Rey es otro de los enclaves más importantes de la Barcelona medieval y punto de visita obligada. Aquí se encuentra el Palacio Real Mayor (Palau Reial Major), presidido por una gran escalinata de entrada. En él residían y gobernaban los condes de Barcelona y, a partir del siglo XII, los reyes de Aragón; así es que, si sus paredes hablaran, seguramente nos revelarían muchos secretos de la política medieval. De hecho, los Reyes Católicos organizaron en este palacio la recepción oficial a Cristóbal Colón después de su primer viaje a América.

A lo largo de la historia, el palacio ha sufrido muchas reformas y ampliaciones. A nuestros días ha llegado el conjunto arquitectónico gótico formado por el salón del Tinell, que era la magnífica sala de ceremonias del palacio, y la capilla real dedicada a Santa Àgata, que reconocemos por su campanario con forma de corona.

No es gótico todo lo que reluce
Paseando por el llamado Barrio Gótico, veremos muchos edificios y elementos arquitectónicos de estilo gótico. Pero, atención, a veces las apariencias engañan: en realidad, muchos de estos elementos se construyeron a comienzos del XX, con el objetivo de recuperar el pasado medieval y monumentalizar la ciudad. La fachada principal de la catedral, el famoso puente “gótico” de la calle del Obispo o las decoraciones de ventanas y edificios son ejemplos del falso gótico de la ciudad.

Seguramente la plaza del Rey es uno de mis rincones preferidos de la ciudad. Es una plaza pequeña y casi cerrada, que a menudo acoge conciertos y actuaciones musicales en un ambiente íntimo y cercano. Pero esta plaza no siempre fue así. A la izquierda del Palacio Real Mayor, vemos un gran edificio, que se añadió más tarde; es el Palacio del Lugarteniente (Palau del Lloctinent), construido en el siglo XVI para ser la residencia del representante del rey en Cataluña, aunque luego nunca cumplió esta función. En la misma época también se edificó el mirador del rey Martí encima del salón del Tinell; esta torre rectangular, con sus cinco pisos de altura, se consideraba un auténtico rascacielos en el siglo XVI.

Pero la historia más sorprendente es seguramente la historia de la casa Padellàs. En este edificio gótico se sitúa actualmente el Museo de Historia de Barcelona. Sin embargo, esta casa no siempre estuvo aquí. Su emplazamiento original se situaba en el barrio del Born, pero la apertura de la Vía Layetana (Via Laietana), a principios del siglo XX, obligó a desmontar la casa Padellàs y a trasladarla piedra a piedra a su nueva ubicación en la plaza del Rey. Esta historia siempre me ha sorprendido, porque la casa Padellàs parece que siempre ha estado en esta plaza, en armonía, frente al Palacio Real Mayor.

Tras las huellas de la comunidad judía (Barrio Gótico)
Dejamos la Barcelona de los reyes y los nobles para adentrarnos en la vida de otro colectivo muy importante en la sociedad medieval, pero desconocido para la mayoría de los barceloneses: la comunidad judía. En la Barcelona de la Edad Media los judíos eran una parte destacada de la población y tenían su propio barrio: el Call, que significa “calle estrecha”. Además de tener una importante capacidad financiera, entre los judíos de Barcelona había reputados médicos, filósofos y astrónomos, e incluso hubo miembros de la comunidad judía que trabajaron como intérpretes y embajadores de la Corona de Aragón en Túnez y Granada.

A pesar de ello, hoy debemos lamentar que la comunidad judía de Barcelona tuviera un final trágico: fruto de las envidias por el poder y la riqueza de los judíos, el 5 de agosto de 1391 el Call fue asaltado y muchos de sus habitantes fueron asesinados, mientras que otros fueron obligados a bautizarse o huyeron. De este modo, la comunidad judía de Barcelona desapareció para siempre, pero, paseando por las calles de la antigua judería, todavía podemos seguir algunas huellas que dejaron sus habitantes.

Actualmente accedemos al entramado de callecitas que formaba el barrio judío desde la plaza de San Jaime (plaça de Sant Jaume). En el Call la densidad de población era mayor que en el resto de la ciudad; por esta razón, nos daremos cuenta de que aquí las calles son más estrechas. La calle de Salomó ben Adret era la más importante de la judería, ya que aquí se encontraba la sinagoga mayor y la carnicería que vendía carne kosher. Esta sinagoga es una de las más antiguas de Europa y también fue la última en ser descubierta: hasta el año 1995 no se conocía su ubicación exacta. Gracias a un intenso trabajo de recuperación, hoy podemos entrar a la antigua sinagoga medieval a través de una diminuta puerta situada en la calle de Marlet, 5 y adentrarnos en la vida de la comunidad judía en Barcelona.

Por el barrio de Santa María del Mar (Born)
Si queremos conocer cómo era la vida de las clases más populares, debemos continuar nuestra visita por el barrio que rodea la iglesia de Santa María del Mar, conocido popularmente como el Born. El barrio surgió a partir del siglo XIII en las afueras de las murallas romanas. Al principio se instalaron allí instituciones religiosas, como iglesias y conventos, y poco a poco también lo hicieron artesanos, ricos comerciantes y gente del mar. De hecho, este barrio se convirtió en la parte más animada de la ciudad: en la calle Montcada se situaron los mejores palacios particulares, y en el paseo del Borne (passeig del Born) se celebraban los torneos y las justas medievales.

Hoy el barrio está lleno de restaurantes, bares y tiendas de ropa de diseño con propuestas muy variadas. Es como si el Born recogiera el dinamismo que tuvo en la época medieval trasladado al siglo XXI. Aunque actualmente ya no es un barrio de clases populares, conserva el trazado de las calles de la Edad Media, y los nombres de muchas de ellas nos recuerdan los oficios que allí se practicaban.

La iglesia gótica de Santa María del Mar, también llamada la Catedral del Mar, es, sin duda, el centro del barrio. Se construyó entre el año 1329 y 1383, con una rapidez inusual en aquella época, gracias a las aportaciones económicas, la implicación y el trabajo de los vecinos del barrio. Siempre recomiendo la lectura de la magnífica novela La catedral del mar, de Ildefonso Falcones, para entender la implicación del barrio en la construcción de esta iglesia. Así pues, no es de extrañar que Santa María del Mar se considerase la verdadera catedral del pueblo, mientras que la catedral de la ciudad –que se estaba construyendo en la misma época– se asociaba al poder de los reyes, los nobles y el clero. De hecho, el grito de “¡Santa María!”, en alusión a Santa María del Mar, fue uno de los gritos de guerra de los marineros y los soldados catalanes durante la expansión de la Corona de Aragón por el Mediterráneo.

Los Astilleros Reales (Drassanes Reials) eran una auténtica fábrica durante la Edad Media, en la que se construían los barcos de la Corona de Aragón. Hoy el edificio acoge el Museo Marítimo de la ciudad


El barrio del Born se extiende alrededor de la iglesia de Santa María del Mar, también conocida popularmente como la Catedral del Mar. El barrio conserva su estructura y dinamismo medieval, aunque los pescadores y los antiguos oficios que en él se practicaban han sido sustituidos por restaurantes y tiendas de diseño


Un hospital medieval y un astillero real (Raval)
Mi paseo por la Barcelona medieval va llegando a su fin. Pero aún nos quedan algunos puntos clave para entender la sociedad de esa época; y, para ello, debemos visitar el barrio del Raval. Esta zona se añadió a la ciudad medieval en el siglo XIV, con la construcción de la tercera muralla de Barcelona. A pesar de que actualmente es un barrio multicultural y densamente poblado, debemos hacer un esfuerzo e imaginar que aquí se encontraban las tierras de cultivo, además de conventos y hospitales, ya que era mejor mantener estos edificios alejados del centro de la ciudad por motivos de salubridad.

Con el objetivo de crear un gran hospital central, el rey Martín I el Humano mandó construir el Hospital de la Santa Cruz (Santa Creu) a comienzos del siglo XV. Durante cinco siglos, este edificio fue el principal hospital de Cataluña, hasta el año 1926; de hecho, mi bisabuelo todavía fue operado en este hospital a principios del siglo XX. Hoy, las antiguas salas góticas han cambiado los enfermos por los libros, dado que actualmente el antiguo hospital acoge la Biblioteca de Cataluña. Podemos entrar al patio del hospital, lleno de naranjos y acacias, y contemplar la monumental escalinata gótica que da entrada al pabellón principal del antiguo hospital, que está considerado uno de los mejores ejemplos de la arquitectura gótica civil de la ciudad.

En el Raval encontramos otro de los puntos imprescindibles para entender la Barcelona de la Edad Media y su importancia como enclave marítimo y comercial: los Astilleros Reales (Drassanes Reials). En este edificio se construían y se reparaban los barcos de guerra que la Corona de Aragón utilizaba para su expansión por el Mediterráneo, y era una auténtica fábrica medieval. Parte del edificio actual es una reconstrucción gótica del siglo XVI, cuando la construcción del nuevo puerto obligó a desplazar el edificio originario unos metros tierra adentro. El edificio alberga hoy el Museo Marítimo, por lo que podemos hacernos muy fácilmente una idea muy real del ambiente de esta gran fábrica de galeras.

En la tranquilidad del precioso jardín del Museo Marítimo nos despedimos de este paseo por la Barcelona medieval, tras haber seguido los pasos de reyes, marineros, comerciantes, nobles y burgueses que dejaron su huella en la ciudad para que Barcelona, mi ciudad, sea la ciudad que es hoy.

Laura Terré es
licenciada en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona y posgraduada en Gestión Cultural. Le apasionan la historia, los idiomas y las relaciones interculturales. Ha colaborado con distintos medios de comunicación.

Y si tenemos tiempo…, más huellas de la Barcelona medieval
Barcelona esconde muchos más secretos y rincones que nos hablan de su pasado medieval.

La iglesia y el monasterio de Sant Pau del Camp (carrer de Sant Pau, 101): encontraremos esta pequeña iglesia románica y su monasterio benedictino en el centro del bullicioso barrio del Raval. Sin embargo, debemos tener en cuenta que, cuando fueron construidos en el siglo X, la iglesia y el monasterio se encontraban a las afueras de la ciudad, rodeados de campos de cultivo.

La iglesia de Santa Maria del Pi (plaça del Pi): esta basílica, situada en una placita encantadora con un pino en el centro, es una de las iglesias más populares de la ciudad. Construida en el siglo XIV, es otro gran ejemplo del estilo gótico catalán y destaca por el enorme rosetón y su campanario octogonal.

La basílica de los Santos Just y Pastor (plaça de Sant Just): la leyenda dice que esta es la iglesia más antigua de Barcelona. Sea verdad o no, lo cierto es que la actual iglesia gótica de los Santos Just y Pastor es del siglo XIV y que, en el subsuelo, se han encontrado restos de una antigua basílica cristiana visigoda del siglo IV. En la plaza de la iglesia encontramos, además, otra sorpresa: la fuente gótica de Sant Just, con elementos decorativos neoclásicos que se añadieron durante el siglo XIX.

La iglesia de Santa Anna (carrer de Santa Anna, 29): el recinto de Santa Anna está formado por la iglesia y el antiguo monasterio, situados en pleno centro de la ciudad. La iglesia se empezó a construir en el siglo XII, por lo que mezcla elementos románicos con góticos.

La fachada medieval del ayuntamiento (carrer de la Ciutat, 2): para ver la entrada y los ventanales medievales del ayuntamiento, tenemos que rodear el edificio por la calle de la Ciudad (carrer de la Ciutat). La antigua puerta gótica presenta una curiosidad, ya que parte del arco que rodea la puerta está desplazado. Ello se debe a la construcción, en el siglo XIX, de una nueva fachada para el ayuntamiento en la plaza de San Jaime (plaza de Sant Jaume), que destruyó parte de la fachada medieval.

Arriba, patio del antiguo Hospital de la Santa Cruz (Santa Creu), situado en el barrio del Raval (foto de abajo). Sin embargo, cuando se construyó el hospital en la Edad Media, en el Raval solo había campos de cultivo, conventos y hospitales. Hoy forma parte del centro de la ciudad

Dónde comer y beber
En el Barrio Gótico podemos disfrutar de algunas opciones muy recomendables para tomar algo en espacios singulares. Algunas combinaciones perfectas para trasladarnos a otra época pueden ser las siguientes:

Caelum (carrer de la Palla, 8; esquina con carrer dels Banys Nous): en esta encantadora tienda-cafetería podemos degustar una gran variedad de dulces elaborados en conventos y monasterios de toda España. Además, vale la pena visitar la sala situada en el subterráneo, ya que dicen que aquí se situarían unos antiguos baños femeninos para el rito de purificación judío.

La Vinatería del Call (carrer de Salomó ben Adret, 9): en esta acogedora taberna, situada en un rincón del barrio judío, podremos disfrutar de excelentes vinos acompañados de deliciosas tapas de toda la vida.

Cafè d’Estiu (Museo Frederic Marès, plaça de Sant Iu, 5): el museo dedicado al escultor y coleccionista Frederic Marès ocupa parte del antiguo Palacio Real Mayor. Si entramos en el patio del edificio, encontraremos una terraza con una cafetería al aire libre muy tranquila y agradable en un entorno único.


FOTOS: SUSANA GIRÓN